Ve por todas.

Todos los hombres fueron creados iguales, a Su imagen y semejanza.

No todos viven igual dados su forma de pensar, sus miedos y limitaciones, sus diferencias en voluntad, esfuerzo y preparación.

Gracias a la Red, vemos vídeos constantemente que son un himno a la superación. Personas con graves discapacidades sobreponiéndose y mostrándonos al resto de la humanidad que “todo es posible para el que cree”.

La mayoría de nosotros hemos tenido alguna vez nuestro propio momento heroico donde hemos prevalecido ante dificultades que parecían insorteables.

No obstante, tendemos a la comodidad, a la ruta de menor esfuerzo. En lo profundo de nuestro Ser tenemos ese anhelo por conseguir algo o por vivir de cierta manera, pero siempre nos llega la duda, ¿y si no lo logro?

¿Y si sí? ¿Y si pudieras vivir tu sueño? Y si pudieras ser ese padre o madre que quieres ser, pero crees que tu trabajo no te lo permite o la relación con tu ex, o no tienes la paciencia…

¿Y si pudieras escribir ese libro? ¿Y si de verdad pudieras retirarte temprano? ¿Y si pudieras pintar y ser reconocido? ¿Y si pudieras independizarte y no depender de otro?

¿Y si pudieras ser feliz?

Ha sido mi experiencia que la felicidad es directamente proporcional a cuanto se parece la vida que vivimos a la vida ideal que imaginamos.

Define como seria esa vida ideal y persíguela, con toda tu energía, tu corazón y tu alma. Toma riesgos calculados y ve a por todas.

Cuando tomas ese tipo de decisiones Dios siempre está contigo.

“Todo lo que pidan en oración, con tal de que crean, lo recibirán” Mateo 21:22

Leave a Comment

Copyright Alberto Aguilera © 2021

Suscríbete

Recibiras directamente a tu correo nuestro contenido semanal y nuestras mas recientes actualizaciones. Queremos estar más cerca de ti.