Enamórate del proceso, no del premio.

Ser campeón de boxeo requiere de años de ejercicios y entrenamiento doloroso y extenuante. Se reciben muchos más golpes que los que das y al final puedes terminar lesionado.

Para un campeón maratonista su vida consiste en correr, correr y correr. Cuando no está corriendo está haciendo algo que le ayude a quitar el dolor de las piernas de tanto correr. Come cualquier cosa menos algo que tenga real sabor o que sea placentero de comer.

Imagínate un maratonista a quien no le guste la sensación de cansancio, o le moleste sudar o no pueda vivir sin su helado de vainilla. Imagínate un boxeador con miedo a que le peguen en la cara. Estas personas nunca podrán tener resultados extraordinarios en esas disciplinas.

El éxito en general es así. Para lograrlo hay que aprender, no solo a aguantar sino, a disfrutar el proceso. Enamorarse de la sensación de que has estado trabajando por largo tiempo y aun no ves resultados. Disfrutar de los rechazos de la gente que no entiende lo que estas persiguiendo. Ser capaz de darse cuenta de que no se está disfrutando y cambiar la actitud.

“Cualquiera es capaz de enamorarse del resultado, solo los ganadores se enamoran del proceso”

 

Photo by Christopher Burns on Unsplash

Leave a Comment

Suscríbete

Recibiras directamente a tu correo nuestro contenido semanal y nuestras mas recientes actualizaciones. Queremos estar más cerca de ti.